Biodiversidad del PN Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

Hongos

bio3Mycena en piñas de pino. Foto: Geoiberia.


El Parque Natural tiene un especial interés desde el punto de vista micológico, tanto por la cantidad como por la variedad de especies. Los hongos aparecen en todos los hábitats, ya que sus variados modos de vida les permiten explotar cualquier medio siempre que exista materia orgánica. Los hongos son fundamentales para el funcionamiento de los bosques serranos, no tienen clorofila y necesitan materia orgánica para vivir, su micelio abraza las raicillas de numerosos árboles y arbustos, de manera que éstos últimos ven aumentada su capacidad de absorción de nutrientes del suelo, como nitrógeno, fósforo y potasio. Por eso hay hongos, a veces de ínfimo tamaño, hasta en la más pequeña porción de suelo forestal, donde cientos de especies distintas trabajan incansablemente por la buena salud de estos bosques, desempeñando un importante papel en los ecosistemas forestales.

mixo hongo seta mixo1

Fotos: Geoiberia.

Durante mucho tiempo los hongos se incluyeron en el reino vegetal, a pesar de reconocérsele similitudes sorprendentes con los animales: su modo de vida, su pared celular de quitina (como el caparazón de insectos y crustáceos), etc. Sus paredes celulares y la reproducción por esporas son dos características típicamente vegetales, pero la ausencia de clorofila y la nutrición heterótrofa los separan claramente del mundo de las plantas. Al igual que los animales, los hongos son organismos heterótrofos, pero mientras que los animales ingieren la comida, los hongos la absorben.

Los hongos son un reino propio: el REINO FUNGI. Bajo esta denominación se agrupan los hongos en su más amplio sentido. De su estudio se ocupa la Micología, que alcanza su auge en el s. XIX por lo que su terminología aún varía considerablemente de unos investigadores a otros, agrupando en general a setas, hongos y líquenes, si bien éstos últimos son una simbiosis entre hongos y algas o bacterias. Si bien no se trata de una clasificación taxonómica, desde principios del siglo XX se han hecho dos distinciones:

  • Hongos inferiores. Tienen filamentos no tabicados: sus células no están separadas por paredes celulares y los núcleos cohabitan juntos en el mismo citoplasma.
  • Hongos superiores. Tienen sus células tabicadas y bien diferenciadas. Los dos grandes grupos de hongos superiores, los que interesan a los aficionados, se diferencian por la forma de las células fértiles que producen esporas, que se forman en las SETAS (es importante aclarar aquí que las setas son la parte reproductora de estos hongos):
ascomiceto cagarria mycena agar1
Ascomicetos. Las esporas se forman en el interior de células cerradas llamadas ascas.
Ej.: trufa, morilla, cagarria.
Basidiomicetos. Las esporas se forman en el exterior, en unas células especiales llamadas basidios
Ej.: Pleuroto, boletos y agáricos.

Fotos: Geoiberia.

No se puede pasar por alto que el organismo vivo más grande que ha existido sobre la Tierra es un hongo. Actualmente, el mayor de ellos se estima en unas 900 ha, el cual extiende sus hifas por el suelo de un bosque estadounidense. Ejemplos de estos lo encontramos en estas sierras de forma más sutil en los conocidos "corros de brujas" o "seteras": el hongo vive de forma discreta en el suelo, extendiendo sus hifas año tras año desde un punto central (donde por lo general suele encontrarse un árbol); cuando el hongo se va a reproducir, lanza una seta donde se forman las esporas; cada año, el círculo de setas será de un diámetro superior.

Casi todos los hongos conocidos son terrícolas, aunque también hay especies acuáticas, la mayor parte en agua dulce. En tierra aparecen en todos los hábitats y sus modos de vida les permite explotar cualquier medio siempre que encuentre en él materia orgánica. Asimismo ocurre en los medio acuáticos donde multitud de organismos (algas, peces, crustáceos, etc.) pueden ser parasitados por los hongos.

Cada especie tiene su propio ciclo y la influencia del clima es determinante: las temperaturas deben se suaves con un alto grado de humedad.

Al igual que los animales, son organismos heterótrofos, pero mientras que los animales ingieren la comida, los hongos la absorben. Pueden ser saprófitos, simbiontes, parásitos o pertófitos (parásitos patógenos que matan a su hospedador y luego viven sobre sus restos de forma saprofítica).

Hongos parásitos, viven sobre organismos vivos (huésped u hospedador), obligados y/o facultativos.

Hongos saprófitos, viven sobre materia orgánica muerta, obligados y/o facultativos.

Hongos simbióticos, en asociación con otros seres vivos, donde ambos obtienen beneficio. Pueden ser:

Líquenes, en asociación con algas cianofitas (bacterias) o con algas clorofitas. En sí mismo un liquen, es un verdadero mini-ecosistema. En su forma más simple se trata de la asociación simbiótica entre un hongo y un alga. Con excepción de alta mar, han colonizado casi todos los medios y en zonas el continente antártico, representan la biomasa terrestre dominante. Cubren aproximadamente el 8% de la superficie del planeta, lo que les confiere un papel significativo en la ecología vegetal terrestre, especialmente en los ciclos biogeoquímicos del N, P y C. Debido a su naturaleza simbiótica los líquenes presentan características tanto del alga como del hongo, pero también presentan características propias y particulares. El hongo ofrece protección al alga y facilita que se alimente de H2O y de CO2. Por su parte, el alga hace que se beneficie de los productos de la fotosíntesis y le proporciona sus glúcidos. Mientras que el alga puede vivir sin el hongo, éste permanece la mayor parte del tiempo ligado a su simbiota.

Micorrizas, en asociación con plantas, a través de las raíces. Por ejemplo, algunas angiospermas necesitan de un hongo para la germinación de las semillas (Orchidadeae) y es frecuente en árboles forestales; el níscalo vive en simbiosis con los pinos, etc. En las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, aparecen gran cantidad de hongos formadores de micorrizas con la flora de las formaciones vegetales, que pueden ser distintas según se trate de bosques donde dominan los quercus (encinares, quejigales, melojares, etc.), o de pinares.

liquen1 liquen liquen3 liquen2

Fotos: Geoiberia.

Los hongos son ecológicamente muy importantes en los ecosistemas forestales, como queda de manifiesto en su forma de vida. Como saprófitos mantienen los bosques limpios, descomponiendo y transformando la materia orgánica muerta; y como simbiontes es necesaria su existencia para el correcto equilibrio de los bosques, ya que los distintos vegetales necesitan de ellos, muchos veces a nivel específico, para desarrollarse.

 

LAS SETAS DEL PARQUE NATURAL

Los líquenes son muy abundantes sobre las piedras, los árboles y los muros.

Las micorrizas son las grandes desconocidas, constituyen una densa maraña que ocupa la mayor parte de suelo forestal, ya que son la asociación entre hongos y raíces de plantas y su papel es esencial para el buen desarrollo de los bosques. No se observan a simple vista, salvo en los momentos en que se reproducen, en otoño y primavera principalmente, cuando los bosques se cubren de setas. Uno de los ejemplos más conocido es la asociación entre el níscalo y el pino, aunque en el Parque Natural aparecen gran cantidad de hongos formadores de micorrizas, que son distintas según se trate de bosques donde dominan los quercus (encinares, quejigales, melojares, etc.), o de pinares.

Independientemente de la diversidad de especies de hongos del Parque Natural, cuya variedad incluye formas que van desde una simple levadura hasta micorrizas de varias hectáreas, todos los años la sierra se llena de "seteros", que se adentran en sus bosques en busca de las codiciadas especies de setas que estos les proporcionan. La riqueza micológica de estos ecosistemas y la importancia del papel que los hongos desempeñan en su funcionamiento, hacen necesaria la conservación de estos organismos, cuya supervivencia se encuentra en muchos casos amenazada por la degradación o desaparición de sus hábitat y por el exceso y las malas prácticas de recolección.

amanita-o myc coprino negrillas

Fotos: Geoiberia.

Entre las setas más conocidas en la sierra destaca el popular guíscano o níscalo (Lactarius deliciosus y Lactarius sanguifluus), tan frecuente en los pinares, y cuya búsqueda moviliza cada año en otoño a miles de personas. De los champiñones (género Agaricus) son abundantes las especies A. arvensis, A. campestres y A. xanthoderma. Del género Amanita se encuentra fácilmente A. vaginata, que crece siempre bajo distintos tipos de jaras. Entre los " corros de brujas ", grupos de setas que crecen formando  una circunferencia generalmente alrededor de los árboles, destacan los formados por Clitocybe costata y C. Gibba, ambas excelentes comestibles. Muy abundante en los pinares es la negrilla, denominación que corresponde a Tricholoma terreum y a otras especies del mismo género. En los claros del bosque destaca Macrolepiota mastoidea, por su esbelto porte y su gran tamaño. Aunque sometidas a una gran presión por su exquisito sabor, aún siguen siendo relativamente abundantes las setas de cardo.

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Compartir

JoomSpirit