Geodiversidad del PN Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

Relieve

geo1
Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Foto: Geoiberia.


El relieve prebético está condicionado por la influencia de dos importantes sistemas morfodinámicos, el tectónico o estructural y el kárstico y es uno de los elementos del patrimonio natural de mayor valor didáctico, científico y turístico. A las estructuras tectónicas se han unido la abundancia de agua y la naturaleza caliza de las rocas para originar una intricada red de montañas y valles con pendientes muy fuertes y numerosas formas kársticas.

El Parque Natural está formado por rocas mesozoicas y terciarias de naturaleza carbonatada y margosa y conforma una gran superficie montañosa de la Cordillera Bética, con una longitud próxima a los 100 km y una anchura de unos 30 km. Los sedimentos que formaron estas rocas se depositaron en una cuenca marina de tipo geosinclinal durante el Mesozoico y Cenozoico, un periodo que abarca más de 200 millones de años.

RELIEVES TECTÓNICOS. PLIEGUES Y FALLAS

Una de las principales características del relieve prebético es su estilo estructural.

Las etapas principales de deformación de la Orogenia Alpina tuvieron lugar durante el Mioceno. La actividad tectónica provocó el despegue de la cobertera de rocas sedimentarias respecto al zócalo ibérico, fenómeno denominado "tectónica de cobertera". Bajo esfuerzos compresivos y tomando como nivel de despegue arcillas y evaporitas del Triásico, los sedimentos prebéticos, en origen dispuestos horizontalmente, comenzaron a plegarse. Dado que el proceso compresivo no cesó, las rocas sobrepasaron su grado de resistencia y se fracturaron, creando juegos de fallas inversas o cabalgamientos. Esto provoco el desplazamiento de los sedimentos prebéticos y la superposición de los mismos (escamas), produciendo el acortamiento del espacio ocupado por dichas unidades en la horizontal, y un engrosamiento en la vertical. Posteriormente, se produjeron esfuerzos distensivos que dieron lugar a juegos de fallas normales que afectaron a todas las estructuras anteriores y que están relacionados con alineaciones de diapiros y con el levantamiento de la zona.

Prebético Externo

En el Prebético Externo se produce una estructura en escamas (fallas inversas) vergentes hacia el Noroeste, hacia el antiguo continente ibérico, que descansan sobre los materiales de la Cobertera Tabular y la Depresión del Guadalquivir.

La Sierra de Las Villas y la Cuerda de Beas en la Sierra de Segura tienen una distribución en escamas muy apretada, con calizas y dolomías que originan relieves muy abruptos. El río Guadalquivir corta perpendicularmente estas escamas, abriendo un impresionante barranco de paredes verticales que separa ambas sierras.

La Sierra de Cazorla presenta características similares, pero aquí las escamas están menos apretadas y los relieves son menos abruptos, más esparcidos.

El fuerte encajonamiento del río Guadalquivir ha erosionado los relieves prebéticos formando un alargado y estrecho valle en cuyo fondo destacan los tonos rojizos de las rocas triásicas.

escamas

Prebético Interno

El Prebético Interno es una extensa unidad plegada, con anticlinales y sinclinales de dirección WSW-ENE y vergencia NW, donde abundan las formas kársticas.

En las zonas más elevadas la disposición tectónica coincide con capas más o menos horizontales que forman parte de grandes pliegues, donde se han formado buenos ejemplos de relieves invertidos, que se denominan localmente calares, grandes altiplanicies calcáreas a más de 1.500 m de altitud profundamente disectados por numerosos ríos y arroyos de montaña que se abren paso entre un terreno abrupto y cubierto por una de las mayores masas forestales de Europa.

Estos calares actúan como zonas de infiltración y son áridos, ya que apenas existe escorrentía superficial, desarrollándose numerosas simas, dolinas, uvalas y algunos poljes, así como extensos lenares o lapiaces. Son por lo tanto sumideros kársticos que conducen el agua hasta los acuíferos, destacando el Acuífero de Pinar Negro, que alimenta los cauces más caudalosos del Parque (Segura, Aguamulas, Borosa y Guadalentín). Constituye toda la zona Este de la Sierra de Segura y la Sierra del Pozo.

relieves-invertidos

 

LOS RELIEVES DEL AGUA

Junto a la influencia de la tectónica en los grandes rasgos del relieve prebético, el otro gran agente morfodinámico de estos relieves es el agua y más concretamente su acción sobre las potentes extensiones de calizas y dolomías. Esta acción ha terminado por generar espectaculares paisajes kársticos, superficiales y subterráneos, con los que se relacionan surgencias que dan origen a un número impresionante de manantiales, entre los que destacan el nacimiento de ríos tan importantes como el Guadalquivir y el Segura. Donde los relieves son muy abruptos, los cursos de agua aparecen encajonados en la roca, formando estrechos valles fluviales, con cascadas y saltos de agua, cerradas o desfiladeros y pozas.

AGUAS SALVAJES O DE ARROYADA

carcava
Badlands de las rocas triásicas. Foto: Geoiberia.

También conocidas como escorrentías, son aquellas que discurren durante los períodos de lluvia sin encauzarse en cursos fijos. La arroyada difusa se inicia cerca de las cimas de las montañas y converge en los cauces fluviales, a los que suministra agua y sedimento. Son importantes como agentes de erosión laminar, sobre todo en ausencia de vegetación y con pendientes acusadas. Durante una lluvia fuerte, el manto de agua que baja ejerce una fuerza de arrastre sobre el terreno que extrae partículas minerales y las transporta ladera abajo. En toda la zona del Parque es muy frecuente este tipo de erosión, que va modelando poco a poco las vertientes.

En terrenos blandos, como los arcillosos y sin cobertura vegetal que proteja de la erosión, la escorrentía produce abarrancamientos denominados cárcavas, muy numerosos y fáciles de ver en las arenas y arcillas rojizas del Triásico que afloran en los valles principales.

En rocas calizas, las acanaladuras son más estrechas, casi lineales, especialmente si se forman a favor de fracturas y se denominan lapiaces o lenares, apareciendo también pequeños huecos redondeados por acumulación de agua.


TORRENTES

Estos cauces de agua de caudal irregular, activos en épocas de deshielo o tras abundantes lluvias, son muy numerosos en el Parque. Las fuertes pendientes y las aguas veloces y turbulentas hacen que su principal acción sea erosiva, formando valles en V cuya profundidad depende del grado de erosión de las laderas.

Por todo el Parque se observan arroyos que bajan velozmente desde las cimas, formando multitud de cascadas sobre calizas con pendientes muy altas, incluso extraplomadas.

Otras veces se generan arroyos alimentados por las aguas del acuífero que afloran en pequeños valles kársticos cuando el nivel freático se encuentra alto.

En cualquier caso son frecuentes los depósitos de travertinos en muchos de los cursos fluviales, a lo largo de sus tramos. Sin embargo su máximo desarrollo se da en las zonas con pendientes verticales, con perfiles escalonados por el desarrollo de pozas y cascadas en las que se forman terrazas de travertinos precipitados durante el Cuaternario en zonas de vegetación densa, produciendo láminas subverticales conocidas como facies de cascada como la que se observa en la fotografía.

Buenos ejemplos son los Travertinos de La Toba, que drenan al río Segura, los Travertinos y cascadas de los Órganos, en el río Borosa, en la cuenca del río Guadalquivir, y los Travertinos y Cascadas de Chorrogil, que alimentan el Aguascebas en la Sierra de Las Villas.

facies cascada
Cascada de travertino, Sierra de Segura. Foto: Geoiberia.

RÍOS

Los valles fluviales, con forma de V, son el elemento más significativo del relieve fluvial y se originan por la erosión del  macizo rocoso por los ríos y arroyos. Los distintos valles aparecen separados por crestas, colinas o montañas, que representan partes no desgastadas del macizo. La erosión es máxima en las partes altas del río, donde la pendiente es mayor.

En el fondo de los principales valles aparece el Triásico de la Zona Prebética formado por areniscas, arenas, arcillas, margas y en menor medida yesos y calizas, que afloran ampliamente en valles alargados (Guadalquivir, Hornos-La Puerta de Segura-Siles) y que separan el Prebético Externo y el Interno. Estas rocas presentan tonos rojizos que contrastan mucho con el resto de las rocas del Parque.

anchuricas
Embalse de las Anchuricas. Foto: Geoiberia.

Los ríos principales, Guadalquivir y Segura, embalsan sus aguas en los valles que han formado. El primero lo hace en el embalse del Tranco, que tiene una capacidad de casi 500 hm3 y ocupa unas 550 ha, destacando el paisaje agreste de su entorno, en pleno centro del Parque, en la Zona de Máxima Reserva de Bujaraiza. El Anchuricas es un pequeño y alargado embalse del Río Segura en un entorno inigualable, con un relieve abrupto originado por el encajonamiento del río y cortado por los arroyos que bajan de las cumbres, en cuyas laderas se desarrollan extensos bosques de pinares con un sotobosque denso de plantas aromáticas.

Los cañones y gargantas fluviales son también muy frecuentes en estas zonas. Su formación suele estar vinculada a la incisión fluvial simultánea a la ascensión tectónica del macizo montañoso. Son muy numerosos los enclaves serranos donde aparece esta morfología, algunos de ellos muy visitados como la Cerrada de Elías en el río Borosa o la Cerrada del Utrero en el río Guadalquivir, ambos con rutas señalizadas y con un número de visitantes muy importante, sin olvidar el imponente cañón del río Guadalentín.


Abundan también las cascadas y escalones, saltos de agua en el curso de un río o arroyo debido a capas de rocas duras, fallas u otros accidentes tectónicos, y producidas por la abrasión del cauce por las partículas que transporta la corriente. Son muy numerosas en torrentes y en el curso alto de los ríos y asociadas a estas formas suelen desarrollarse depósitos de travertinos. Con el tiempo, el río tiende a eliminarlas mediante el socavamiento de la base y su transformación en rápidos.

 

LOS RELIEVES DEL KARST

El Parque Natural tiene una altitud media de 1.400 m, con cotas que van de 400 m a más de 2.000 m, y se encuentra en la actualidad bajo condiciones morfo y bioclimáticas de montaña mediterránea, donde altitud, orientación y continentalidad definen un mosaico de microclimas que intervienen de modo muy variado en los procesos de disolución y karstificación.

Las calizas se erosionan fundamentalmente por disolución o corrosión, tanto en superficie como en profundidad, provocando hundimientos y dando lugar a pocos residuos de alteración. Aunque son rocas compactas, pueden presentar muchas superficies de discontinuidad como diaclasas y planos de estratificación, que les confiere el carácter de rocas permeables, además el residuo insoluble suele ser escaso -arcillas, limos y arenas de descalcificación-. El agua de escorrentía, las heladas y el deshielo penetra a favor de estas superficies discontinuas, gracias al progresivo ensanchamiento de los poros de la roca, atacando la calcita y la dolomita. Frente a su capacidad para disolverse, la caliza presenta gran consistencia y por ello es capaz de mantener pendientes verticales e incluso extraplomadas, o soportar las grandes bóvedas y los conductos subterráneos que llegan a formarse en el interior de los macizos calcáreos. A la larga, todos los estratos calizos deberían desaparecer, hasta alcanzar un nivel de base sobre una roca impermeable.

Toda la zona oeste del Parque Natural, que de Norte a Sur se corresponde con la Cuerda de Beas en la Sierra de Segura, La Sierra de Las Villas y la Sierra de Cazorla, y que constituyen el Prebético Externo, son macizos carbonatados con estructuras complejas que frecuentemente se encuentran fracturados, plegados y escamados. Las estructuras tectónicas en escamas han condicionado un relieve muy abrupto, con paredones verticales, gargantas profundamente excavadas y multitud de formas kársticas superficiales y subterráneas, entre las que destacan lapiaces, dolinas, grutas y simas.

cueva agua tiscar
Cueva de Tíscar. Foto: Geoiberia.

 

navalperal
Navalperal, Sierra de Segura. Foto: Geoiberia.

El Prebético Interno de las sierras de Segura y del Pozo, que se disponen en la zona Este del parque, se caracteriza por la alternancia de fuertes relieves carbonatados, con áreas más deprimidas de naturaleza margosa. La naturaleza caliza de las rocas en las zonas más elevadas y su disposición tectónica, que coincide a estas altitudes con capas más o menos horizontales o poco buzantes que forman parte de grandes pliegues, ha originado la formación de numerosos calares.

Los calares son grandes altiplanicies calcáreas a más de 1.500 m de altitud. En ellos se alzan los picos más sobresalientes y presentan una morfología kárstica característica. Actúan como zonas de infiltración y son áridos, ya que apenas existe escorrentía superficial, desarrollándose numerosas simas, dolinas o torcas, uvalas y algunos poljes, así como extensos lenares o lapiaces. Otro de los valores más destacados de estos calares son las panorámicas que se observan desde ellos. Al situarse en zonas elevadas, las cuencas visuales son muy amplias, abarcando en la mayoría de los casos varias provincias y constituyendo verdaderos farallones desde los que contemplar los frondosos valles que los circundan.


EL KARST SUPERFICIAL

La erosión de las calizas por la escorrentía, las heladas y el deshielo, así como la desigual resistencia a la disolución por el agua cargada de CO2, dan al paisaje una forma atormentada. Las formas kársticas superficiales están muy bien representadas en todo el Parque Natural, pero es en las zonas más altas, con menor cobertura vegetal, donde pueden apreciarse mejor.

En la superficie de las calizas es frecuente la presencia de surcos a acanaladuras producidas por la disolución de la roca al escurrir sobre ella el agua de lluvia, es el lenar o lapiaz, que tapiza gran parte de los afloramientos calcáreos. También es muy frecuente encontrar la superficie de las calizas horadadas por conductos verticales, de contorno más o menos circular.

En los calares, en las zonas altas, son frecuentes las simas o conductos verticales y las dolinas o torcas. Estas últimas son depresiones circulares o con forma de embudo, con diámetros que oscilan entre decenas y centenares de metros. Se forman por hundimiento de cavidades subterráneas -dolinas de colapso-, o por disolución en torno a un conjunto de fisuras o a una sima simple -dolinas de disolución-. Se presentan aisladas o en grupos, destacando los campos de dolinas del Karst de Pinar Negro, el Calar de la Sima, la Sierra de la Cabrilla y el Calar del Cobo.

karts cazorla
Karts en el Valle del Guadalquivir. Foto: Geoiberia.

 

laguna siles
La Laguna de Siles. Foto: Geoiberia.

Los procesos de hundimiento o de disolución pueden ser tan numerosos que varias dolinas se unan entre sí formando depresiones más amplias y de contornos irregulares llamadas uvalas y en última instancia, grandes depresiones de fondo plano llamadas poljes, como los de la cabecera del nacimiento del río Segura, los pequeños poljes de La Cañada de la Cruz y Mariasnal, a 1.650 m de altitud.

En algunos puntos situados al pie de las laderas del polje existen surgencias o grandes manantiales donde las corrientes subterráneas alcanzan la depresión. Las aguas circulan por su fondo y se pierden bajo las laderas opuestas, en puntos conocidos como ponors o sumideros -localmente conocidos como "sorbeores"-. La surgencia kárstica más típica del parque origina el nacimiento del Río Segura, cerca del polje de la Cañada de la Cruz, donde se observa claramente una gran poza circular de donde “mana” el agua.

En la Sierra del Pozo se localizan algunas grandes depresiones conocidas localmente con el nombre de "navas" cuya génesis es diversa. En algunos casos -Nava del Espino- constituyen grandes uvalas de fondo irregular desarrolladas sobre dolomías. Navahonda o la Nava Alta son ejemplos de depresiones kársticas abiertas, con drenaje subaéreo, en las que no se ha llegado a desarrollar el fondo plano característico de los poljes.

 

Otras formas características en estos relieves prebéticos son los valles en fondo de saco, con paredes verticales o casi verticales que se prolongan hasta las cabeceras de los mismos. En ellos se localizan puntos de surgencia de corrientes subterráneas que fluyen valle abajo.

EL KARST SUBTERRÁNEO

Menos conocido es el mundo subterráneo del Parque Natural, con numerosas formas endokársticas entre las que abundan simas y sumideros, destacando la sima de Pinar Negro, extensos complejos kársticos como el de Arroyo de la Rambla, o manantiales todavía activos como La Cueva del Agua de Tíscar, La Cueva del Agua de Huelga Utrera, los nacimientos del Guadalquivir y Segura y un sinfín de manantiales y surgencias kársticas distribuidos por todo el territorio.

rel surgencia2
Fuente Segura Foto: Geoiberia.
El Nacimiento del río Segura es una importante surgencia penetrable, con una longitud explorada de 354 m y un desnivel de 17 m. La exploración de esta cavidad fue llevada a cabo por espeleobuceadores durante los años 1.979 y 1.980, realizando una importante labor de desobstrucción dentro del sifón. Es una galería inundada en la que se localizan tres burbujas de aire a unos 100, 160 y 255 m de la boca. En ocasiones ha llegado a secarse. Se localiza en Fuente Segura, muy cerca de Pontones y se sitúa en la cabecera de un amplio valle, enclavado en un paisaje de alta montaña a una altitud aproximada de 1.450 m y donde predominan los calares. rel surgencia1


Las formas endokársticas se originan dentro de la masa rocosa, en el interior del macizo montañoso. Su desarrollo, distribución y geometría están condicionados por la fracturación y planos de estratificación de la roca. Dichos planos junto con la presencia de niveles impermeables y no fisurados y la situación de un nivel de base local, configuran las pautas de circulación de las aguas subterráneas, para las cuales se distingue entre una zona vadosa o de circulación vertical (zona de aireación), un nivel freático con su zona de fluctuación y la zona freática (zona de saturación), en la cual todos los huecos están saturados.

En la zona vadosa predominan los conductos verticales, como pozos y simas, en los que el agua circula libremente hasta alcanzar las corrientes subterráneas ligadas al nivel freático. La intersección de conductos verticales y horizontales suele da lugar a cavernas, resultado no de la disolución de la roca, sino de una paulatina descompresión y de la caída de bloques desde el techo y paredes, que una vez en el fondo pueden ser evacuados por disolución.

Más de 120 cavidades han sido exploradas en el conjunto del Prebético andaluz. De ellas, 5 pueden considerarse surgentes con actividad hídrica, como el nacimiento de los ríos Segura y Guadalquivir, 20 son cavidades con desarrollo subhorizontal y el resto corresponden a sumideros, simas y cavidades descendentes ubicadas en las zonas de absorción o de recarga del karst.

Las simas y sumideros son de dimensiones reducidas, destacando por su impresionante vertical la Sima de Pinar Negro, con un desnivel de 155 m y localizada en el Karst de Pinar Negro, cerca del pico de las Banderillas. Otras simas destacadas son la Sima de Cerrico Llavero, la Sima del Hundimiento, la Sima del Calar del Cobo y la Sima de la Loma de Cagasebo.

También en la zona vadosa se originan depósitos travertínicos formados por la precipitación de CaCO3 a partir de las aguas que alcanzan el nivel de saturación del ión bicarbonato, que suele producirse por evaporación del agua en las cavidades subterráneas. Los depósitos travertínicos presentan formas muy variadas, tapizando las paredes y suelos de grutas o bien surgiendo de las fisuras de los techos (estalactitas), hasta unirse (columnas), con las que crecen desde el suelo por goteo de las primeras (estalagmitas). Lógicamente estos depósitos no son viables en la zona freática, permanentemente inundada, en la cual el proceso de disolución es muy activo.

cueva agua segura
Cueva del Agua, Huelga Utrera. Foto: Geoiberia.

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Compartir

JoomSpirit